Meditaciones Activas

Existen numerosas técnicas de meditación y según la forma de ser de cada uno de nosotros, habrán métodos con los que nos encontremos más cómodos y otros con los que no conectemos de la forma deseada.

La ventaja de esta diversidad de opciones, es la libertad de poder elegir el tipo de meditación que mejor nos funciona ya que todos estos métodos tienen un fin: apaciguar nuestros pensamientos  y llegar a encontrar ese espacio de no-mente que nos lleva a estar realmente tranquilos y con nosotros mismos.

La mayoría de las personas con las que he hablado de meditación totalmente ajenas al mundo del desarrollo personal, el primer comentario que suelen hacer es “¿Quedarme quieto y cantar OMMM con las piernas cruzadas? Imposible…”.

Y esto es porque normalmente nos han facilitado esa imagen estereotipada de la meditación, la que sale en las fotos, en las películas, en los reportajes… También han habido respuestas como “¿Meditar? ¿Sobre qué tema hay que meditar?”, ya que dialécticamente esta palabra se ha utilizado para reflexionar y pensar sobre algo o alguien…

Nuestra vida occidental, siempre tan caótica y acelerada, hace que nos sea muy difícil llegar a ese punto de desconexión total del estrés diario con la simple propuesta de sentarnos, observar la respiración y concentrarnos en “vaciar” la mente. Suena fantástico pero su práctica al principio no resulta fácil.

Personalmente probé este tipo de Meditaciones (llamadas Pasivas) y resultaba duro pasar un tiempo sentada, con la espalda recta…  sobre todo porque en lugar de estar en la experiencia de la meditación, mi mente iba bombardeándome con frases como:  “qué dolor tengo de espalda”, “me duelen las rodillas”, “tengo que comprar el pan” o “luego, cuando llegue a casa, tengo que terminar ese trabajo urgente pendiente”… Y cuando volvía a darme cuenta de que no estaba en la experiencia de relajación y no-mente que buscaba, me repetía a mi misma que debía concentrarme nuevamente en dejar la mente en blanco,…  y cuanto más me lo recordaba, más me costaba.

Hasta que descubrí las Meditaciones Activas…

Nueva herramienta: Las Meditaciones Activas

Las Meditaciones Activas proponen llevarnos a reconectar primero con nuestro cuerpo, a sentirnos nuevamente físicos, pues esta sensación de coporalidad es el primer peldaño para sentirnos vivos, presentes en el aquí y ahora.

Estas meditaciones suelen estar acompañadas de músicas y diferentes etapas, cada una de las cuales nos va llevando a un espacio más profundo de Silencio Interior.

Existe un gran abanico de posibilidades para poder elegir la que más necesitemos en cada momento, ya que algunas de estas meditaciones son catárticas para sacar tensiones internas, otras te ayudan a estar más tranquilos haciendo sonidos que apaciguan la mente, hay otras sutiles que te llevan a espacios suaves y delicados, etc.,…

Resumiendo,  son meditaciones adaptadas a nuestra forma de vida occidental que según las normas establecidas siempre ha de estar enfocada en el “hacer” para sentirnos útiles socialmente en lugar de en el “no-hacer” que nos llevaría a unos estados de relajación que realmente nos permitirían estar  más “activos en la calma” evitando acumular estrés y tensiones innecesarias.

Para que se obtenga el resultado final que propone cada Meditación Activa, al principio de su práctica han de ser guiadas por un monitor o instructor diplomado, pues se requiere una formación para indicar con claridad las instrucciones de cada etapa, además de saber elegir la más adecuada para cada necesidad. El practicarlas con un monitor o instructor hará que puedas conocerlas en profundidad para una vez tengas la experiencia luego puedas incluso practicarlas en casa con un simple reproductor de CD.

FOTOS FESTIVAL YOGA JUNIO 2014 -BioPerson 1b

Lleva la meditación a tu vida diaria

Una vez que se tiene la experiencia aunque sólo sea una vez de ese espacio de silencio y calma interior que conlleva la meditación, descubrimos un nuevo mundo, una nueva forma de vivir se abre ante nosotros y sin darnos cuenta la llevamos a nuestro día a día.

meditaciones-activas-bioexpresion-premMeditar es permanecer 100% en el presente, atestiguando todo lo que ocurre tanto fuera como dentro de nosotros, sin identificar, sin poner palabras a sensaciones o a la forma de percibir las cosas. Meditar es usar todos nuestros sentidos… oír sin “etiquetar” lo que oyes, oler sin ponerle nombre a lo que hueles, tocar sintiendo lo que tocas,… sólo percibir… y entonces es cuando te sentirás vivo y todo nuestro alrededor cambiará: nuevos colores, sabores, sonidos, sensaciones…

Cualquier acción que realices en tu vida diaria, mientras no te involucres en ella emocional o mentalmente sino simplemente viviéndola… es meditación.

Ser consciente de todo lo que acontece tanto dentro como fuera de nosotros nos permitirá estar conectados con nuestro cuerpo, con nuestros sentimientos, con todo lo que somos realmente, sin máscaras, sin personajes, y esto nos llevará a una profunda calma y paz interior.

Los beneficios de la meditación cada uno tiene que descubrirlos por si mismo, nadie lo puede hacer por nosotros. Cada experiencia será diferente, pero el fin siempre será el mismo: sentirnos en armonía con nosotros y con nuestro entorno. Además, cuando uno cambia, lo de alrededor también cambia.

La propuesta es no dejar para mañana lo que se puede hacer hoy. Empecemos a disfrutar de las cosas pequeñas como puede ser pasear sintiendo cómo andas, lavar los platos sintiendo cómo el agua cae en tus manos y así un largo etcétera que seguro sabemos encontrar, pues esos gestos nos llevarán a estar mejor cada día. Y sobre todo a no rendirnos ante los obstáculos que nos irá poniendo nuestra mente (es su trabajo…) para posponer esos espacios para uno mismo que nos aporta la meditación.

©Isabel Iñesta – Prem
Abril 2010

“La vida no te está esperando en ninguna parte, te está sucediendo.
No se encuentra en el futuro como una meta que has de alcanzar,
está aquí y ahora, en este mismo momento,
en tu respirar, en la circulación de tu sangre,
en el latir de tu corazón.
Cualquier cosa que seas es tu vida
y si te pones a buscar significados en otra parte te la perderás”
Osho

Guardar

Guardar